El fin de la aventura de Graham Greene

Hace poco, me entrevistó Guido Martinez para un vivo de @radiomitre. Nos dimos una panzada literaria, charlamos de todo un poco, y él me recomendó El fin de la aventura, deGrahamGreene, que es de esos autores que hacen todo bien. 

En especial, me lo recomendó a colación del inicio de la novela, que dice así: "Una historia no tiene ni principio ni fin: uno elige arbitrariamente un momento de la experiencia desde el cual mirar hacia delante o hacia atrás". Da para pensar ¿no?

Pero El fin de la aventura no destaca solo por su comienzo. Esta es, para muchos (como Vargas Llosa) su mejor novela, y de las más autobiográficas. 

Greene se inspira en las convenciones de la ficción romántica pero trasciende el género.  No voy a spoilear, solo adelantarlas que registra, con minucia, las luces y sombras de las relaciones sentimentales. Versa sobre el deseo, la fe, la pasión, los celos y las líneas -no tan delgadas- entre el odio y el amor. 

El autor maneja, por primera vez en esta novela, la primera persona. Sus personajes llegan a una ambiguedad moral que los dota de una realidad en tres dimensiones. La historia no es lineal sino que está plagada de flashbacks, aludiendo en parte a la cita del comienzo. 

Algo interesante a destacar de Greene es que es un autor que supo conjugar popularidad y calidad literaria, dos categorías que a veces se proponen como opuestas, cuando no lo son. La contradicción entre masividad y valor literario me resulta absurda. No digo que todo lo masivo sea bueno, pero sí que puede llegar a serlo (esto, que suena un tanto obvio, para muchos académicos no lo es). 

¿Algunos datos de color de Greene? Su madre era prima de Robert Louis Stevenson; a su amante, Catherine Walston, dedicó, bajo las siglas “A C.”, la novela de la que hablamos hoy, y a Victoria Ocampo, El cónsul honorario. Fue espía part-time desde la Segunda Guerra Mundial hasta su muerte y un viajero empedernido. 

Para cerrar, les cuento que esta historia fue llevada al cine dos veces, la última en 1999 con Julianna Moore. No la vi todavía. ¿Y vos? Contame, y me interesa saber también si ya leíste a Greene.

© 2020 by Rosario Oyhanarte. Proudly created with Wix.com

  • Negro Facebook Icono
  • Negro del icono de Instagram
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now