Comer en las afueras de la ciudad



¿Estás hart@ de ver a todo Instagram en playas exóticas o posando con monumentos milenarios, mientras vos, en cambio, te consolás con el fondo de pantalla de la oficina o los paisajes que te muestra Netflix? Quizás falten unos meses hasta tu próxima escapada y te mate el tedio de la rutina o la ansiedad; por ahí ni siquiera tenés nueva fecha de viaje... o quizás sos muy suertud@ y viajás sin parar, al punto de que ya detestás los aeropuertos y la burocracia que conllevan. Bueno, no importa cuál sea el caso, repasemos hoy algunos de mis rincones preferidos para comer en las afueras de nuestra bella Buenos Aires. Concretamente, me refiero a reductos en Lobos, Cañuelas y Cardales, destinos ideales para huir delcemento porteño, cortar el año y sentirse turistas en la propia ciudad. Los recopilé el año pasado para Bamag y hoy los comparto con ustedes:


Lobos La ciudad de Zona Oeste aloja restaurantes que ya son un clásico, como El Escritorio o La Vaca Atada, una de las parrillas más tradicionales de la región. Otro de los preferidos de la ruta 205 es El Candil. Ambientado en un estilo señorial y romántico, del menú destacan las pastas caseras con mariscos o el novillo en salsa de hongos. En verano se recomienda pedir mesa afuera, para disfrutar de la noche en el parque. Otra opción en la zona es Azul, alojado en Aguará Hotel Spa pero abierto al público. El restaurante del chef Ernesto Oldenburg ya se perfila como el favorito de Lobos. Sólo usa productos locales y los sirve en un salón sobrio, pintado en los tonos evocados por su nombre. Te obligo a llegar con hambre: la panera es un manjar.


Cañuelas El sándwich al paso siempre es un acierto, en especial si es rutero. Pero, para los que deseen explorar las propuestas gourmet de Cañuelas, Rogelia es ideal. El ambiente es cálido y el menú presta especial atención a platos de campo. ¿Los preferidos? Las empanadas de carne cortada a cuchillo o los sorrentinos de salmón y langostino. Otro que ya es un clásico es La Parrilla, que no sólo enfatiza la tradición del campo y sus raíces, sino las nuevas tendencias gastronómicas. Que no te engañe el nombre: además de opciones veggie, hay platos para celíacos y menús bajos en calorías, pero el hit de la casa es la "suprema a la fiorentina".


Los Cardales Chizza es la gran creación de Franco Malacisa y se aloja en una casona de 1920. Sirve platos mediterráneos, una suculenta degustación de helados para la hora del postre y cuenta con una cava que no te va a decepcionar. Lo bueno es que este queda cerquita de Buenos Aires, pero no te olvides de hacer la reserva antes de ir. Si andás tentado de pastas, entonces sale excursión a Italpast, que además de su sede en Campana abrió otra en el Sofitel de Cardales. El espacio tiene vista al lago y rompe corazones con platos como la Lasagna Della Nonna y los Sorrentinos Parisienne.

¿Y ustedes? ¿Algún otro nombre que sumar..?


© 2020 by Rosario Oyhanarte. Proudly created with Wix.com

  • Negro Facebook Icono
  • Negro del icono de Instagram
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now